Aviso

Para una mejor experiencia, recomendamos visualizar la casa maestra en versión Desktop.

Aviso

Para una mejor experiencia, recomendamos tener el celular en posición vertical o la ventana de tu buscador maximizada.

04
Muros de albañilería confinada
D
Confinamiento de muros

Los muros de ladrillo cumplen la función de transmitir las cargas verticales o pesos al sobrecimiento, sin embargo, debido a la longitud o largo de estos, necesariamente deben recibir la ayuda de algunos elementos para mantener su estabilidad.

A estos elementos se les conoce como columnas de amarre o columnas de confinamiento y deben colocarse como máximo cada 3.5 m para muros de soga y 5 m para muros de cabeza. A cada parte o sección del muro entre dos columnas se les denomina “paños”, y como máximo habrá 4 paños. Para más de 4 paños, se separará con una junta o con el espacio que contiene mortero entre un ladrillo y el otro.

Para que las columnas puedan confinar o colindar bien a los muros, se deja un dentado a los lados de cada columna. El dentado es la abertura de un ladrillo por la mitad en la intercalación por hiladas o series; y funcionan para amarrar las columnas.

 

 

Encaja las tuberías de las instalaciones eléctricas en falsas columnas llenadas con concreto, entre muros dentados y sin acero.

 

 


¡Toma en cuenta!
  • Recuerda que por los muros, bajarán algunas tuberías de diámetros importantes como las de desagüe y ventilación.
  • Procura que las tuberías no afecten la estabilidad del muro y en viceversa que las características del muro no afecten a los tubos de desagüe.
  • Mientras más delgado sea el ancho del muro, más cuidado tendremos con el paso de los tubos de desagüe.
  • Es muy importante saber desde el principio por qué lugar pasarán estos muros.
  • La forma de pasar estos tubos de desagüe correctamente por el muro, es envolviéndolos en concreto, como si fueran columnas de amarre o confinadas, pero con ciertas características diferentes.